EL PROYECTO PLUTO

Entre todos los problemas de logística que se presentaban para desembarcar un ejercito ultramecanizado, había uno esencial, la necesidad de carburante y como abastecerlo.

Una solución original fué anunciada en 1942 par Lord Mountbatten, jefe de operaciones convinadas, propuso instalar un pipe-line sumergido. El resultado de la investigación fué la utilización de tubos semirrígidos, por los que debía pasar el carburante desde la isla de Wight hasta Cherbourg. Para depositarlos en el fondo, inmensos tambores fueron instalados en la cala de navíos preparados para ésta operación. Otro sistema fué inventado, los « Conums », gigantescas bobinas de 15 metros de diámetro que llevaban varias docenas de kilómetros de tubos, remolcadores tiraban de ellas.

La operación recibió el nombre de P.L.U .T.O. , iniciales de Pipe Line Under the Ocean. El nombre no tenía nada que ver con el célebre perro de Walt Disney.

El pipe-line submarino empezó a utilizarse en Cherbourg a principios del mes de agosto de 1944. Pero desde el mes de Junio, otro sistema permitió abastecer las tropas aliadas. Frente a los puertos de Port-en-Bessin y Sainte-Honorine-des-Pertes instalaron terminares de carburante, abastecidos por petroleros anclados a cierta distancia de la costa. A tierra, una red de tubos abastecián los vehículos aliados. Se iban alargando siguiendo el avance de las tropas.