NORMANDOS Y LIBERADORES

En las regiones liberadas los Normandos acogen los soldados que esperaban desde hacía varios años, pero no siempre con alegria, los combates y sobre todo los bombardeos han causado ruinas y duelos.

A pesar de ello la populación les hacen una buena acogida. Los normandos confeccionan banderolas en su honor, banderas e incluso vestidos con los colores de l’Union Jack o de la Bandera americana.

En general el primer encuentro se celebraba con una buena botella o una jarra de sidra . Las bodegas las abrieron generosamente. Los Aliados descubren la sidra y ésta fuerte bebida que es el calvados. Los Normandos reciben chocolate y tabaco, además descubren el placer de masticar chicle.

Las relaciones son cordiales con los Británicos,  más expresivas con los Canadienses de origen francés. Con los Americanos, los primeros contactos fueron prudentes. Estos fueron advertidos que debían descofiar de los franceses, eran amigos o enemigos, nadie podía asegurarlo por ello algunos Gi’s harán probar lo que les ofrecian antes de acceptar, poco a poco desaparece la desconfianza y se instala una franca amistad.

A Cherbourg, primera ciudad importante liberada casi intacta por los Americanos, hubo escenas de entusiasmo colectivo a finales de junio. A finales de julio cuando hubo el gran ataque las columnas americanas eran recibidas triunfalmente y con frecuencia se paraban unos instantes para recibir flores, abrazos y calurosos saludos.