LOS NORMANDOS DURANTE LA BATALLA

Durante el verano 1944, los Bajo-Normandos se encontraron en medio de una gigantesca batalla. En los momentos más duros de los afrontamientos durante el mes de julio, más de dos millones de soldados se enfrentaban. Había dos veces más de militares que de habitantes en los dos departamentos de la Mancha y Calvados donde tenían lugar los combates.

En esas condiciones la cantidad de víctimas civiles fué muy elevada. Para escapar a las bombas y obuses la populación se refugiaba en los sotanos, grutas, canteras, galerías de minas o trincheras recubiertas de ramajes. Miles de habitantes del departamento de la Mancha y del Calvados huyen hacia el sur, las rutas del éxodo eran peligrosas, los aviones los ametrallaban.

Mientras tanto, otros normandos se unen a la Resistencia intentando ofrecer apoyo a los Aliados.

La Batalla de Normandía que empezó el 6 de junio 1944 dura más de lo previsto, se termina a finales de agosto.   La liberación de pueblos y ciudades fué lenta y progresiva, los Normandos reservaron a los aliados acogidas entusiastas.