LA GUERRA DE SETOS

Después de la liberación de Cherbourg, el general Bradley dirige sus tropas hacia Carentan-Portbail, para relanzar un ataque hacia el sur.

En los planes de estrategia de la operación Overlord no se tuvo en cuenta la dificil configuración del paisaje rural normando con sus setos. La maquinária de guerra americana no se adaptaba al laberinto de terrenos cercados y caminitos que los separan, era más bien un terreno propicio a la guerrilla. Los soldados alemanes emboscados en los setos equipados de Panzerschreck (équivalente al bazooka americano) destruían los carros de combate americanos cada vez que atravesaban un seto. El tanke se elevaba y presentaba la parte sin blindaje.

El apoyo de la artillería y de la aviación no era en éste caso de gran utilidad, imposible identificar con precisión las posiciones del adversario. La « guerra en los setos » será sobre todo un batalla de infantería en la que el defensor tenía una posición dominante. Un verdadero infierno, mueren centenas de Gi’s. Liberan un seto después de otro, todos se parecen y siempre hay otro a conquistar.

Siete mil Gi’s mueren o son heridos para liberar la modesta aldea de Sainteny, entre Carentan y Périer. Diez mil fueron puestos fuera de combate antes de poder entrar en la Haye-du-Puits el 8 de julio, después tenían que llegar a las cercanías de Lessay, a una distancia de ocho quilómetros….. llegaron una semana más tarde. Un hombre caido por un metro ganado. Ciertas compañías quedaron reducidas a unos cuantos hombres. Las perdidas son aún más importantes para liberar Saint-Lô, bien defendida por los paracaidistas alemanes que ocupaban las colinas norte de la ciudad. Cuando entran los americanos en la « ciudad en ruinas » el 18 de julio, un corresponsal de guerra que llegó tras los hombres de la 29 división, la llamó « el valle de la sombra de la muerte »

« Avanzamos a la velocidad de un caracol » reconoce el general Bradley, « los alemanes nos hacen pagar un precio exorbitante los pocos metros que podemos liberar ». Y otro general americano añade « Esta miserable guerra puede durar diez años »

El mes de julio 1944, fué sin duda el más dificil y sombrío para los Aliados. Según las calculos, a partir del día « D » + 60 ya tenían que haber libarado Bretaña más haber llegado al río Loira. Pero en realidad siguen en una línea de frente entre Saint-Lô y Caen. En tres semanas han abanzado unos cuantos quilómetros y con perdidas humanas considerables. A ese ritmo, los americanos necesitarían un mes para llegar a Coutances.