EXTENSIÓN DE LA CABEZA DE PUENTE

El 6 de junio 1944, los Aliados conseguieron desembarcar en la costa normanda. Las posiciones son frágiles y el adversario que fué primero sorprendido no tardará a reaccionar. A partir de esa situación, empieza la batalla para consolidar y extender la cabeza de puente. Los diez días siguientes serán decisivos. Los Anglo-Americanos debían desembarcar rápidamente el maximo de tropas y al mismo tiempo retardar por todos los medios la llegada de refuerzos enemigos hasta la costa normanda.

En un radio de 300 kilómetros, en el perímetro del lugar de desembarco, los Allemanes disponían de 27 divisiones, 4 blindadas que podían movilizar en la batalla en unos días con lo que beneficiaban de una ventaja de superioridad. Los Aliados en esas condiciones corrían el riesgo de ser rechazados y de verse obligados a reembarcar.

Pero la eficaz táctica conjunta de la aviación y de la Resistencia va a complicar la acción alemana. En las carreteras los convoys alemanes eran el objetivo de los aviones de caza, tras el bombardeo no quedaban más que restos calcinados y cadaveres. Para evitarlo los Allemanes se ven obligados a desplazarse de noche que es cuando entra en juego la resistencia consiguiendo retrasar la llegada de refuerzos.

Al mismo tiempo las fuerzas Aliadas aumentan de día en día, a un ritmo diário de 30 000 hombres, 7 000 vehículos y una media de 30 000 toneladas de aprovisionamiento. Frente a cada una de cinco playas se instaló un rompeolas (los Gooseberries) hechos a base de navíos hundidos. Protegidos del oleaje toda clase de embarcaciones iban y venían incesantemente.   En alta mar los cargueros descargaban toda clase de materiales en transbordadores metálicos, llamados « Rhino ferries », o bien en camiones anfíbios, los « Dukw », que aseguraban el tránsito de mercancías hasta la playas. Navíos a fondo plano, los LST y LSI  llegaban hasta la arena y de ellos salían carros de combate, caminones y soldados. Frente a Arromanches y a Saint-Laurent empieza el montaje de dos puertos artificiales (Los Mulberries). A Port-en-Bessin y a Sainte-Honorine-des-Pertes el dispositivo PLUTO permitirá con un sistema de pipe-lines recibir directamente en los depósitos instalados a tierra el carburante transportado en petroleros.

En menos de diez días los Aliados ganaron la batalla de la cabeza de puente. El 18 de junio, habían desembarcado 600 000 hombres y 100 000 vehículos. La cantidad de fuerzas aumentaba más deprisa que las Alemanas, lo que les permitirá realizar rápidamente el contacto entre las diferentes zonas de asalto.

La brecha que quedó entre Sword y Juno se cerró el 7 de junio. Al día siguiente se estableció el contacto entre los Ingleses de la 50 división y les Gi’s desembarcados en Omaha que penetraron profundamente en la comarca de Bessin, a la vez hacia el oeste en direccion de Isigny (bahía de Baie-des-Veys) y hacia el sur hasta Caumont-l’Eventé a treinta quilómetros de la costa. Del otro lado de la Baie-des-Veys, los paracaidistas de la 101 Airborne liberan Carentan el 12 de junio. Libre éste sector entre Utah y Omaha, los Aliados controlan la cabeza de puente que comprendía unos cien quilómetros de Quinéville al oeste hasta el río Dives al este.