LA BATALLA DE LA BOLSA DE FALAISE

El arriesgado contraataque de Mortain va precipitar la derrota alemana y el final de la batalla de Normandía. Los generales Bradley y Montgomery decidieron aprovechar la nueva situación. Pueden hacer caer en una trampa las divisiones enemigas que imprudentes han avanzado hacia el oeste, los van a rodear.

Inmediatamente se dan nuevas instrucciones . El 15 cuerpo de ejercito americano, que ha entrado en Le Mans el 9 de agosto recibe la orden de revenir rápidamente hacia el norte, en cabeza la 2da division blindada francesa del general Leclerc, que desembarcó en el Cotentin el 1 de agosto y entró el 12 en Alençon atravesando la ciudad en medio de la alegría popular, antes de lanzarse en dirección de Ecouché y Argentan.

Al mismo tiempo Montgomery relanza una ofensiva al sur de Caen. Los alemanes habían despojado el sector de una parte de sus fuerzas blindadas que fueron enviadas a Mortain, consecuencia, se rompió el frente alemán . A pesar de ello y aunque el enemigo empieza a replegarse es aún capaz de castigar a los alidados, como a Estrées-la-Campagne, donde un regimiento blindado canadiense sufrió severas perdidas. A fuerza de energia y ataque tras ataque (las operaciones Totalize I y II, Tractable) los Canadienses y los Polacos de la 1ra división blindada del general Maczeck, que acababan de incorporarse a la batalla se aproximan de Falaise. La ciudad fué ocupada el 17 de agosto. Quedaba unirse con los Americanos que estaban a las puertas de Argentan.

El 7mo cuerpo de ejercito y el 5to cuerpo de blindados alemanes, o lo que quedaba, unos 150 000 hombres fueron rodeados. El 16 de agosto Hitler por fín da la orden de repliege general, aunque éste ya habia comenzado. Desde el 14 las unidades intentan abrirse camino hacia el Sena. El mando se esfuerza en salvar lo que queda de sus divisiones blindadas. Las fuerzas de infanteria dispersas en el Bocage fueron abandonadas, se precipitan en gran desorden hacia el estrecho pasillo que iba reduciendose entre Argentan y Falaise.

Bajo la presión conjunta de Americanos y Franceses al sur, Británicos al oeste, Canadienses y Polacos al norte, la trampa se va cerrando inexorablemente entre Argentan y Trun, donde tiene lugar el último acto de la tragedia. De todas direcciones la artilleria aliada tira contra el enemigo que ha caido en la trampa y se encuentra desamparado. El repliegue se va transformando en huida hacia el « pasillo de la muerte », entre los pueblos de Chambois, Saint-Lambert, Trun et Tournai-sur-Dives, donde los caza bombarderos los castigan sin piedad.   Como el cierre de la trampa se retrasa a causa de mal entendidos entre los aliados, miles de alemanes consiguen escaparse de la bolsa, pero la mañana del 21 de agosto, se cierra definitivamente.

La batalla de la bolsa de Falaise no fué como algunos han dicho un « Stalingrado en Normandía », puesto que 100 000 Alemanes conseguirán escaparse entre el 12 y el 20 de agosto. Efectivamente tuvieron que dejar en el terreno una buena parte del material, 50 000 prisioneros y 6000 muertos. El general Eisenhower visita el campo de batalla donde se amontonaban cadeveres de hombre y animales junto con los restos de vehículos carbonizados y dirá : « Es una de las más grandes matanza de la guerra ».